Ha sido feliz durante 16 años gracias a Christiane, su adorada  dueña, que ahora pasa por un momento realmente duro.

Llegó a nosotros siendo un bebé y ahora se nos parte el alma al decirle adiós.

Ojalá exista de verdad un lugar para las almas fieles y generosas , porque allí estará Capi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

borrar formularioEnviar